alimento



abandonar acompañando no es estar presente
y viceversa sucede lo mismo
y es muy fácil hablar
y solo entenderse a uno mismo
y vivir sin darte cuenta
de que no te explicaste bien

lo difícil es pararse, de una: pararse,
bajarse de la moto y preguntarse:
qué tanto me importa ser comprendido
y qué tantas ganas tengo de aprender

porque no es infinita la energía
de la que se dispone
para una cosa u otra
ni es infinito el tiempo
que tenemos para actuar

son más bien finitos los recursos
y ya hemos gastado suficientes
como para seguir tirando
mayonesa al techo

enumerando

todos los recuerdos
todos los fracasos

en vez de vivir desayunando
cada día dando por finalizada 
la interrupción del alimento

estoy nutriendo mi cerebro
de ahora en más yo crezco
porque estoy comiendo bien
porque me lo merezco
porque así lo decreto

no preciso hacerme entender
no todo el tiempo, balanceo
a veces cocino para otros
a veces solo quiero comer


Comentarios

  1. a a a ! me dio como kes un loco admitiendo d apoco su 'locura',.. mui sensato igual,,, saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el sentir general que quise transmitir. Me alegro mucho de que te haya llegado.
      Gracias por leerme :)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Contame todo!