yo no sé, pero mirá


Yo no sé,  pero mirá, a veces me agarra una fuerza que no sé de dónde viene para decirme que hay algo más allá de mí que sigue vivo, que si busco lo suficiente voy a encontrar.

Capaz que es una estipidez, porque me hace sentir que me plajeo a mí misma, como un mecanismo de defensa primitivo. Como que la naturaleza fluye por mis venas y solo quiere prevalecer la vida, sin que le importa que sea una mierda.

Me hace repetir los mismos conceptos de siempre: todo va a estar bien. Me hace sentir sumamente avergonzada pero no puedo controlarlo. De pronto se acomodan un montón de letras y mientras un sonido dice que no es para tanto, que las cosas son como son y que problema mío si no hago nada con ellas.

Problema mío si me agobia el calor, si no me despierto temprano, si todo sigue igual, problema mío. Mi problema si no soy más fuerte que mi realidad tan pesada, tan errada, tan reiterada.

Es mi problema trascender los límites del tiempo y sus consecuencias; ya saber cómo fue, cómo es y cómo seguirá siendo. Ya lo vi todo, mejor me detengo.

Mejor dejo que esta cosa se apodere de mi mente, mejor la lloro toda de una, mejor. Va a ser lo mejor no quedarme con las dudas, va a ser lo mejor romper la cadena de sucesos desafortunados con un suceso mucho peor hasta que se drene toda ambivalencia, toda dicotomía, toda aberración.

Estoy toda podrida, pero el mundo sigue girando.

1 comentario:

¡Contame todo!