para no verte más


es increíblemente difícil quemar fotos
de momentos donde no estamos ni estuvimos
y que el papel fotosensible que dejó pasar luz
hoy se rehúse a dejar que el fuego lo queme

pero aunque vivamos en un mundo
que pretende plasmar para siempre el pasado
hay que llenarse del valor del presente
y hacer cenizas con los colores
que hoy por hoy no son más que miedos

es en este viaje, en este camino,
que se construye el futuro
que no llegará nunca a destruirse
como sí las fotos, el pasado, los recuerdos

Comentarios