250


doscientas cincuenta
entradas y salidas
pesadillas a escondidas
y noches sin dormir
sin certeza, sin amor,
angustia, crueldad,
vacío, vacío vacío

ahí me caí rendida
tras intentar existir
convencionalmente
sin éxito alguno

entonces la inercia
de mantener con vida
una cabeza incomprendida
(inclusive para mí misma)
para que termine vomitando
todo lo que no quiere sostener
todo lo que aborrece mucho
todo lo que quiere perder

subsistiendo, me puse muy dumb
y de tanta fuerza opuesta a la realidad
hallé el sendero que quiero caminar:
la infancia, la esperanza que no mata
la inocencia, la inocencia consciente,
la creación ligada a la magia, la palabra,
el lenguaje subjetivo,  el motor del todo,
amor, la búsqueda infinita del trascender
la muerte, el final, el comienzo, el tiempo

doscientas cincuenta apresuradas veces
decidí hacer públicos mis pensamientos
y no ser yo la única que carga peso muerto

por supuesto que no sos la única, Micaela
hay muchos más que detestan el existir
consentido con sentidos sin argumentos
con crecimientos sin evolución y triste
pero cierto, cada instante es un esfuerzo

dejá que te acompañen,  que te ayuden,
permití que te comprendan, explicate,
no des nada por hecho, dalo aunque no vuelva,
entregate al devenir de las cuestiones, aceptalo,
ponete curiosa, a ver qué pasa, cuestionalo,
pero lo más importante: seguí aferrada a ser
todo eso que te gustaría que el mundo sea
pero sabés bien que el mundo no es, amalo

jugar es la forma que encontré de subsistir
jugar a que todo es posible, que no tengo miedo
(pero vaya si lo tengo, es lo que me hace valiente),
jugar a que me la banco piola mientras sé que no,
mientras adentro tengo que ir sosteniendo partes
con cuidado de que no se manchen o se pierdan
con la mugre ajena, con la tristeza que anhela
dejar de estar de una vez, aún más que yo misma

entonces por ella me aferro al día a día -terca-,
porque así capaz que logro darle fin a la tristeza
que yo tendré inevitablemente, espero que feliz
y entonces, sin más remedio juego a que no estoy
para poder así seguir estando; subsistiendo





2 comentarios:

¡Contame todo!