mi pluma


vos me hablás de mi pluma
desde el principio de los tiempos
como si tal cosa existiera
como si esta me perteneciera
como si pudiera controlarla
como si dependiera de mí

como si no se tratase de un depredador

que se alimenta de mi entorno
o de su fabulosa capacidad
de ser surrealista y absurdo

como si no se tratase la pluma

de un ave de rapiña, hambrienta y sucia
buscando al acecho planeando
su próxima víctima entre mis sueños

como si no se tratase de una fuerza

de naturaleza indestructible
de naturaleza muerta
de naturaleza y vida

como si esa fuerza no fuese 

un demonio empedernido
en convencerme de que no hay 
infiernos ni paraísos, todo mentira

como, si tengo hambre

como si el hambre 
fuese la única manera
de retorcerme desde el interior
lleno de tripas sangrientas
proteína para reaccionar
para mover un poco las cosas
para seguir manteniéndome con vida
para escribirte algo que te llene


Comentarios

  1. Me gusta esa pluma, esa cosa abstrcta, mutante, salvaje, latiendo en tu cuerpo. Me gusta tu forma. O la forma que se forma

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Más que las olas y estrellas que me abrazan todas las noches. Lectura bajo nuestra luna. Llename, desbordame...

      Eliminar
  3. Llenan a muchos, evidente (y afortunadamente, supongo).
    Existe. Y supe siempre que era pluma de cuervo, de águila, de buitre. De cazadora y carroñera. De fénix.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy pensé en vos. Espero renacer cuando termine este incendio.

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Contame todo!