siete letras


sería lindo no tener nombre
ser la sucesión de cada instante
ser el devenir de las cuestiones

me llamaría de cualquier modo
o no me llamaría siquiera
sino que me movería por impulso

un impulso entero que mi ser genera
un impulso vital hacia el vivir mismo
un impulso que no sea Carlos ni María

me llamaría como el silencio mismo
y acaso sí sería más liviana mi existencia
careciendo de sentido, de existencia misma
sin cargar el peso que conlleva ser uno mismo
llevando esa mochila con tantos pinceles
como cuchillos, esa mochila que arrastro conmigo

siete letras que me dicen, que me recuerdan
quién soy, de dónde vengo y hacia donde voy
dicen, dicen lo justo, lo aparente, lo inapetente
que se vuelve este presente que me fuerza
a ser esta Micaela llena de mí, y de todos los ruidos
resonando los ruidos de lo que ya se ha ido
como me iré yo, aunque mi nombre se quede

Comentarios

  1. me gusto mucho, muy poético, gracias

    ResponderEliminar
  2. Fah... para mi está bueno tener nombre.

    Fijate que es lo mas cercano que tenes a poder definirte exactamente, todas las demás palabras que existen no representan con tanta exactitud lo que sos. Aparte fijate, también, lo irónico del asunto... porque es lo único que no elegís y a su vez es como que es lo que más te define.

    No sé, para mi los nombres están demás. Aparte podes decir cosas como: "¿Qué haría Mica?", ¿sacas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ta sí, pero para mí todo eso que decis es lo que respalda mi opinión.

      Eliminar
    2. El nombre es un ídolo para el ocaso. como esos de nietzsche

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Contame todo!