<sin título>

Mirá, Carmela, sucede algo muy curioso con esto que me preguntás, porque me doy cuenta que hace unos meses te hubiera dado una respuesta casi opuesta, pero dada nuestra historia y las cosas que hemos vivido juntos, debo decir que por suerte la situación ha cambiado radicalmente. En estos días que corren, aquí donde nos tocó vivir, no creo ser dueño de lo que alguna vez creí, sino que la idea de estar enamorado se volvió un hecho indiscutible cuando supe que esta es la primera y única vez que realmente estoy enamorado.

Antes te hubiese dicho que me enamoré muchas veces, y que en algunas el amor fue dejarme guiar, entregarme, darme entero para que hicieran conmigo todo a su criterio, saliendo a veces lastimado, sin cuidarme a mí mismo. Te hubiese dicho que a veces estar enamorado fue querer estar en las peores circunstancias, ver a esa mujer en su peor momento y desvivirme para sacarla de ahí, para verla bien, olvidándome de a ratos que yo también estaba vivo. Te hubiese dicho que estuve enamorado de lo inalcanzable, porque no se lo dije o porque no me correspondió y que entonces creí que mi amor era tan único, tan verdadero, que sin cesar me pregunté cómo podía ser que ella no me amara.

Antes pensaba que el estar enamorado implicaba no entender muchas cosas, que estar enamorado a veces duele, pero hoy te digo, Carmela, que nada de esto es cierto. Hoy te digo que desde que te conocí sos mi persona favorita y ese lugar es tuyo para siempre. No busco forzar nada, porque no quiero joderte con algo que no te interese, sino que prefiero estar cuando me quieras presente. No me frustro ni me esfuerzo, no me angustio en el intento, me basta con que hablemos para sentir, pero me hiciste sentir tanto que si no te veo sigo pudiendo. Lo entiendo todo como sea que suceda, soy feliz con eso.

Mientras quieras estar conmigo, mientras yo sepa que me amás, voy a estar contigo. Cuando no estés estaré yo, que soy mi otro acompañante predilecto. No preciso más que esto, paso tan bien con vos como cuando estoy conmigo. Vos me mostraste que soy un ser alucinante, yo nunca lo hubiese visto. Desde entonces no te necesito, pero soy feliz porque el universo me dio la chance de coincidir contigo en lugar y tiempo.

Lo que hoy por hoy creo se define con mis actos del cotidiano. No se trata de cucarachas en la panza, de sueños llenos de vos y mi deseo, de afirmaciones exageradas o insoportables celos; sino de cómo reacciono ante esta realidad que antes de mí, otros han hecho. Mi definición de lo que implica estar enamorado no es nada ortodoxa, sino que más bien resquebraja los antiguos valores y los resignifica desde cero. Una vez que se analizan mis actos simples del día a día, quedan reconocibles los patrones y con ellos los nuevos conceptos.

Yo estoy enamorado incluso cuando no me importa que estés conmigo o con otro. Te amo cuando te miro y me río porque vos sabés que te conozco, que no hay engaño, que yo también te muestro todo, que soy tu confidente, tu cómplice, tu amigo si se quiere, pero jamás tu propietario. Mientras sepa que a veces sos feliz un instante, tendré esta sonrisa de guasón engrampada en la cara, porque con tu felicidad me alcanza para sentirme realizado. ¿Cómo podría no ser esto estar enamorado? Me he desprendido por completo de mi ego, me siento tan cerca de ti como de cualquier otro ser humano y por eso mientras vos seas feliz yo podré resolver qué hago.

Amarte es el hecho de que si me das a elegir entre tu amistad o perderlo todo, sin dudas elijo tu amistad. Me parece que lo más importante es eso, porque cuando estamos juntos hacemos tan buen equipo, nos reímos tanto, nos divertimos muchísimo creando nuestra burbuja cósmica azul y disfrutamos como locos de hacernos pensar el uno al otro. El proceso de uno hace que avance el del otro y viceversa. El viceversa siempre está entre nosotros, así que decime, Carmela, ¿qué puede ser más satisfactorio que esto? Nada, porque no hay nada mejor que potenciar nuestras capacidades exponencialmente. Ser uno mejor que el otro y viceversa, infinitamente.

Si puedo dormir alguna noche entre tus brazos, mi emoción es inmensa. Pero no lo necesito, no me desespera pensar que puede ser que jamás suceda de vuelta. Me has regalado noches tan hermosas que las tengo guardadas en las cajas preciosas de mi cabeza. Me alcanza con acudir al recuerdo para recrear todo. Verás, Carmela, para mí nada es el pasado ni el futuro, sino que ahora yo vivo en todos los tiempos. Me alcanza para estar ahí, el recuerdo mismo de mis dedos rozando tu mente, o de la inclinación de mi cabeza cuando me besabas de puntitas, o del piso contra mis pasos cuando caminaba sosteniendo tu mano con frío por las calles de mi barrio.

Reconozco que hay ocasiones donde me descubro pensando posibles escenarios incandescentes donde estemos juntos para siempre, pero como te dije, para mí el futuro no existe, así que puedo ser tu amigo en este plano y el padre de tus hijos en mi mente. No lastimo a nadie con imaginarte llegando a casa con cuarenta años de estar caminando de la mano y que esa mirada felina me siga derritiendo hasta la muerte. Eso también es estar enamorado, te tengo presente en cualquier futuro imaginado, en cualquier presente en mi mente, en cualquier sueño alcanzado, en cualquier emoción aparente.

Si yo pierdo todo eso no sé qué hago. Vos sabés, querida, que suelo ser despistado. Suelo pensar que el mundo es mío y que a nadie más pertenece, pero cuando te pienso es tan claro que no podría ser tu dueño porque vos sos tan libre y tan hermosa que sería una crueldad inútil. Sin embargo estoy enamorado, porque creo que estar enamorado realmente debe ser algo tan simple como ser feliz con escuchar tu voz o ser testigo de tus gestos fascinantes y exagerados.

Estar enamorado es bajar la cabeza y dejarte tener el control de todo, respetar y entender todas y cada una de tus decisiones, porque sos tan linda cuando dejás en claro que las tomás solo vos y que son todas tan importantes. Te dejo tomar las decisiones importantes porque se da la causalidad de que no contradicen para nada algo que yo querría. Aunque quiera cosas que vos no, las que querés siempre las quiero. Todo el paquete que me entregues yo lo quiero, lo que falte me lo invento.

Podría estar enojado, deprimido, desconsolado, vacío, porque ya no te siento mía, porque yo ya no te pertenezco. Sin embargo prefiero estar a tu lado, porque lo lindo es eso, es el más bello regalo. Poder contarte lo que soñé anoche o escuchar alguna anécdota de tu ensayo del sábado. Lo lindo es eso, saludarte cada día, que a veces me abraces, que a veces no me quieras, que a veces me veas y te brille la mirada y sonrías y me digas "holis" con tu carita de gata. Es lo más lindo y por eso te estaré siempre agradecido. Estar enamorado realmente debe ser esto de ser feliz sin necesidad de poseerte.

Sos tuya, sos terriblemente tuya y sos libre. Yo defenderé tu derecho a ser libre ante cualquiera que lo olvide, porque los hay que se confunden y es tan importante, es algo muy importante. Porque luchamos tanto para trascender la realidad que nos había tocado... Desde un inicio no estábamos destinados a existir siquiera por separado. Pero mirá, Carmela, llegamos hasta acá, somos fuertes. 

Estamos saliendo del ruido, cada uno a su tiempo. Y sos amada, Carmela, yo te amo, muchos no tienen ni eso y creo que somos bastante afortunados, porque hoy por hoy, en este tiempo que nos tocó vivir, nos tenemos cada uno a sí mismo, pero además nos tenemos el uno al otro.

Creo que estar enamorado debe ser realmente esto: amarte sin que me pertenezcas, prestarte mi alma cuando recibirla puedas, robarte las carcajadas que no querés entregar a nadie y tener presente que lo triste hubiera sido no conocerte.

Comentarios

  1. https://youtu.be/t7sj9gW5pZg
    Y justo dibujaste un pajaro.
    Me alegra que puedas empezar a sentir eso.
    Vuele, mickey. :).
    Merece.
    Me gusto mucho todo el texto, suena a diamante en bruto. Como son las cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Já, si no hubieras venido jamás habría notado lo del pájaro.
      Y cómo le pegó esa ópera, wacha.
      Gracias por estar presente :)

      Eliminar
  2. Entre lágrimas nuevamente, me parece maravilloso.
    Cuando el arte objeto, llamesele H, llega al espectador / lector y lo interviene, es porque la pieza funciona. Y eso dice que tenes el talento , pero más tenes la capacidad persuasiva de entrar en el corazón del humano roto y mal parado que lo siente y se re arma.
    De mís favoritos!

    ResponderEliminar
  3. la verdad que es genial felicitaciones

    ResponderEliminar
  4. Tipitina hoola walla malla dolla Tipitina tra la la

    ResponderEliminar
  5. Pah, me encanto esto. Es increíble. Me deja pensando muchas cosas, todas lindas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Contame todo!