Para vos.


A mí me importa una mierda tu cámara nueva, tus ganas de sentirte la más linda, tu ego mental, tu ceguera; me resulta denigrante que ostentes ese cartel de que sabés lo que es el arte, porque no te tomás en serio la ardua tarea de existir sin todas tus boludeces tres punto cero, sin todos tus adornos pelotudos y nada sinceros.

No toda mujer que piense más de la media necesita verse atropellada por los ataques de tu aparente y escasa inteligencia. Deberías saber que no le hace bien al potencial escondido tras de todo ese chusmerío, de hecho es contraproducente y genera rechazo.

Tendrías que pensar antes de hablar, lo cual nunca creí que le diría a nadie pero qué falta que te hace. Lo que digo es que atrás de ese carácter tan rival y desafiante sigue estando tu boca craquelada que honestamente no me dice nada.

Comentarios

Publicar un comentario

¡Contame todo!