28 de noviembre, 2014.

Lo frustrante de querer inventar algo es la certeza: está todo hecho. Ya existe el carnaval y los colores. Aún peor, ya existe el miedo. Cayó un granizo tan fuerte que rompió un caño del techo y paradójicamente la lluvia dejó sin lavar el cenicero. Intuyo que debería beber más seguido lo que cae del cielo... Por qué no, saborear más lo que aparece por sorpresa, dejarme sorprender incluso por todo cuanto anhelo. (¿Tengo acaso miedo al sentarme de dejar mis pies bajo la mesa?)
Necesito inventar un lugar; mismo mundo, quizá otro cielo. Cosas salidas de un sueño. Pensar en vos y en las cosas que haz sentido, las historias que me contás, las que vamos a vivir. Pensar en vos y que mi mano se mueva sola, desprendiéndose del todo de cuanto cuerpo es mío para acariciar con insistencia el entero ser tuyo. Y lo hace tan sin mi consentimiento que lo hace torpemente, pero me hace saber que te siente tanto como el resto de mí. ¿Cómo no ser subjetiva? Siento tan profundo todo lo que puedo... Hay tantas historias en tu mirada que no puedo evitar perderme en ellas, y vivir profundamente cada vivencia que se te sale por la piel. Cuando me llueve, te lloro; pero me encanta la lluvia. Capaz que me gusta estar gris, ser la tristeza que hace que disfrute de la alegría, aunque las hubo de lluvias a carcajadas: que ni un extremo ni el otro. En el conjunto se observan los puntos del medio.
Las ventanas tienen muchísimas más funciones de lo que siempre creí. Cuando fui consciente de esta situación me preocupé, ya no podría ser más una simple ventana la ventana, ahora la ventana podía reflejar, dejar ver hacia adentro o hacia afuera.  Confusión, nada volvería a ser lo mismo. Esas cosas que pensás que alcanza con verlas una vez y bueno, no, no las viste. Falacias, los procesos cognitivos se dan toda la vida. Un concepto fijo puede moverse más rápido que un fotón si hay un quiebre, un momento de crisis, o simplemente un abrir y entrar de ojos. No hay concepto en amarte, no hay concepto fijo en nada de lo que me hagas sentir. Andá y vení, que vas creciendo y volvés gigante. Así mi amor, así mis besos. Así los mimos que nos lleven lejos.
En el conjunto se observan todos los puntos, en los puntos es que se forma el conjunto. En nosotros no sé qué se va a formar. Nosotros, tan seres humanos que damos asco, tan dulce de leche con galletas al agua. Tan, tan pero tan nosotros.

2 comentarios:

  1. Sos una locura linda. Hubo una parte que me hizo acordar al concepto de ventana de johari. O algo así.

    ResponderEliminar

¡Contame todo!