Las cosas que no se tocan.


Las estrellas todas, los satélites todos, los meteoritos, el fuego, las nubes; tu alma.

Las horas, los minutos, los segundos, las distancias, la altura, la profundidad, el sonido; tu alma.

Los colores, los fotones, las canciones, los aromas, los muertos olvidados del siglo pasado; tu alma.

Mi mente, mis sueños, mi interior, mi vesícula, mi futuro, mi pasado, mi presente; tu alma.

Las cosas que no se tocan no entran en esta lista, no importa cuánto lo intente. La realidad es que literalmente nunca se toca nada: las fuerzas electromagnéticas impiden que dos átomos se toquen entre sí. Siempre hay algo en el medio.

Y por mí que se acabe el mundo si no puedo tocar tu alma.

Comentarios

Publicar un comentario

¡Contame todo!