La tienda de disfraces.


Como el tipo que te atiende en la tienda de disfraces
te enseñaron a mentir sin que nadie se entere.

Llenándote de inseguridades te han obligado
a que tu postura individual sea tu ropa de entre-casa,
porque acá estás destinado a ser social / o no ser nada.

Te privaron de la autenticidad (castigo terrible)
para que así estés convencido de que la libertad
es utópica, imposible, inadmisible, vulgar.

Te vendieron el disfraz, te fuiste re copado
con tu confort emocional/te volviste funcional 
y lo más triste: dejaste de intentar.






Comentarios

Publicar un comentario

¡Contame todo!