Ni Camila Adler.

Y sucedió, como queríamos.
Nos queríamos dejar estar
juntos, para alejarnos.
Nos dejábamos de evitar
de a poco para separarnos.

Olvidarnos era el objetivo.
Recordar porqué ya no estamos
juntos, si nos queremos tanto.
Todo pensando que podemos
ser amigos. Porque podemos.

Podemos vernos un tiempo,
encontrarnos, hablar, aburrirnos,
estar juntos, recordando
todo eso que nos separó.

Pudimos y sucedió como quisimos.
El problema es que yo nunca quise.
El problema es que yo no quiero.
El problema es que yo jamás querré.
Ni perdonarte, ni volver, ni extrañarte.
No quiero estar contigo ni olvidarte.

Perdón que no sé dejarte ir,
hasta a mí me duele amarte;
ser la Camila Adler de otra
y también no poder amarte.

Comentarios

Publicar un comentario

¡Contame todo!