Que así sea.

El amor puede ser desprenderse de uno mismo, de la idea de lo que uno siente, lo que uno es, depositar el yo en otro, en el ser amado. La duda que me surge es cuál es el motivo por el cual se ama sólo aquello que se puede poseer, todo aquello cuanto nos rodea. Yo no, yo persigo otra cosa, ese amar desinteresado al punto de poder amar por amar, sin ver jamás aquello que amo. Sí, amo a mi compañero con el más intenso de los convencionales modos de amar, me entrego a él como él se entrega a mí. Su felicidad es la mía, mi felicidad es la suya. Pero el amor en sí es mi dios, mi fuerza motivadora. Que todo lo que haga sea por amor.
Amo a quien llora tanto como a quien ríe, aunque no me de la vida para conocerlo, aunque su existencia preceda a la mía. Amo lo que toco y lo que imagino, a pesar de que me cueste y parezca sin sentido porque justamente ese es mi sentido. Y si nacemos por eso todos, por la unión que produce, venimos a la vida a causa de un amor, por él elegimos la vida cada día que le decimos que no a la muerte y con él se persigue la felicidad utópica, la inmortalidad de la muerte.

Comentarios

  1. "ese amar desinteresado al punto de poder amar por amar"
    Dejame de joder, AMA, Y ENSANCHA EL ALMA.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Contame todo!