Del centro de mí: el violeta.

Soy una persona nueva, a cada segundo.
Me transformo, con cada latido.
Me concentro y me expando
con cada vez que respiro.
En un punto chiquito me concentro,
y ese punto soy yo, y en entonces me veo
para adentro, respiro. Para afuera, respiro.
me veo desaparecer para a parecer de nuevo,
Me expando, me muestro, me miro
como me expando. Soy grande, creciente sigo.
Me veo y me amo, me amo y me hago
chiquita, y desaparezco sólo para aparecer.
Y así todo otra vez, todo el mismo ciclo
que se repite en mí y en el infinito también.
Soy violeta. Soy de un violeta muy intenso.
Tan intenso violeta que nunca había visto.
Nunca había visto un violeta así como yo.


 (No tengo piernas, puedo volar.)

2 comentarios:

¡Contame todo!