Y encima llueve.

Le pido perdón al agua por dejar que se me escape de los ojos. Yo prefería babearme de la risa, pero los hay de estos días en los que uno quisiera irse lejos, pero no hay nada muy lejos porque todo es cerca y siempre se está en la misma burbuja. Yo prefería tener un poema, un abrazo, una sonrisa... Pensar que todo es sobre tomar decisiones, todo ese mambo al que llaman libertad. Yo prefería ser un animal que no sea el humano, para poder así andar por el mundo sin el peso de mis actos, de las elecciones que tomo, de los lugares a los que me dirigen.
Feliz cumpleaños. No te llevé regalo porque ya lo tenés: ser un imbécil incurable... Sin dudas es el mejor regalo que la vida te puede dar por estar un año más junto a ella. La felicidad está asegurada para los que padecen tu condición. Feliz, feliz, feliz cumpleaños. 
Y encima llueve, la puta madre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!