Despabilate.



¡Tiempo, dejá de ser tan cruel! ¡Sacale el pabilo quemado a la vela para que dé más luz! ¿Es que acaso no me ves? Estoy esperando que pases rápido, que sigas pasando, que no te detengas. Ayer hice que un niño se largara a llorar. Pasá rápido, no te enlentezcas más. ¡Todos odiamos verte pasar! No estoy sola de verdad, no necesito tu compañía... Me acompaña mi propia soledad.
Me siento idiota, cada vez que algo así pasa me siento idiota. Algo así: le saco la lengua a un niño para hacerlo reír y se pone a llorar. Algo así: me planteo prepararle un desayuno sorpresa y me quedo dormida. Algo así: quiero escribir un poema y termina siendo un cuento horrible sobre una mina rota y egocéntrica, ergo: yo. Cada vez que pasa algo así me siento irremediablemente idiota. Cabúm, explotó, feísima sensación, angustia, vergüenza, miedo, impotencia, búm. ¿Por qué no puedo intentar otra vez? ¿Por qué vas en un sólo sentido, Tiempo? ¿Por qué el humo de cigarro no vuelve a él una vez que lo fumé? ¡Cuánto extraño ser tan pura! Sólo pido dar la vuelta.
Salí de mi cama, Tiempo, andate, estoy cansada de tener frío. Dejame comer en paz, no quiero pensar más. Pasá volando así no pienso. Y haceme reír, así me río. Dejame pegarle a las cosas sin hacerme sentir remordimiento, dejá que se vaya el dolor sin necesidad de que sea gracias a vos: no quiero deberte nada.
¿Sabés qué? Chupala, me voy hasta mañana, en mis sueños no existís así que no te voy a ver por un rato. Son mi viaje al futuro, son mi dormir soñando. Después voy a vomitar dibujos y letras y canciones, hasta que me duerma otra vez. Chau, Tiempo, no voy a dejar que me tortures más. A partir de hoy voy a ser yo quien te va a despertar.


In another universe...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!