Dalma y sus pies.



Sucedió anoche que Dalma 
tuvo que usar unos zapatos que no eran de ella, 
y en una de esas fue por eso (se le ocurrió), 
que como no eran los de siempre 
sus pasos se la llevaron 
por un camino distinto al que hubiera andado. 
Más tarde se quitó esos zapatos 
y descalza anduvo bajo el gris amanecer
clavándose vidrios y besos
en la boca y en los pies.
Hoy le dolían mucho los pasos, 
y se autoimpuso como objetivo 
 no andar ningún camino,
 ya que dadas las circunstancias
debía usar sus alas y más bien volar.
Mañana capaz que a un poso se tira,
capaz que Dalma se vuelve el sol del dia
o puede ser que en vez de andar 
ahora sea crecer.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!