Basurería para gatos.


En algún lugar se esconden aquellos que nadie ve
y cada día las flores se comen,
las que no se dejan comer.

En su mundo de cosas que ya no sirven
hay muchas peleas por todas esas flores
y muchas narices buscando olores.

Yo los veo, pero no los sigo
sólo puedo verlos
y hacerles acaso algún tímido mimo
(cuando se dejan querer).

La basurería para gatos es el lugar
que algunos pocos podemos andar.
Y es que son siempre los niños
los que saben mirar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!