Concierto de dos desconocidos.

La gente. Había demasiada gente. Abundaban brazos y caras, pelos y espaldas sudadas... Y nada. Le dio su locura sin preguntar si la quería.. No era necesario. Los dos sabían. ¿Qué sabían? Se miraban y no decían nada. Compartieron un par de frases y se hicieron los indiferentes. No había nada que decir. La música comenzó a invadir sus mentes. Y la gente, la gente los separó. Miles de personas se metieron entre ellos, los alejaron. Se seguían mirando y PAF: se perdieron. Se perdieron entre la gente. Se perdieron porque se habían encontrado, pero no se separaron, no en verdad, no habían estado juntos jamás. ¿Y cómo saber? ¿Cómo saber si de haberse conocido hubiese funcionado? Era tan parecido. La forma en que eran lo que siempre habían soñado el uno para el otro. Pero en fin, mucha melosidad, mucho amor hasta ahora. Lo que pasaba es que ella lo miraba y se imaginaba desnuda sobre él, desnudo. Ahí mismo, entre la gente. No importaba  No importaba dónde ni cuándo. Lo amó con locura. Por ese instante lo amó. Él no dejaba de verla cantando y golpeándose contra la gente... Pensaba que era hermosa con su locura y su rock and roll. ¿Y a quién no le pasó? Se amaron con sudor y lágrimas. Y hasta el día de hoy se sueñan... Sus mentes repiten una y otra vez el mismo instante, pero nada pueden hacer; no saben ni sus nombres, ni siquiera sus edades y apenas recuerdan sus rostros. "Ya volvemos" gritó él cuando se iba. Los desconocidos... Já, los desconocidos y la gente.

Comentarios