Relato corto, de ningún lugar hacia la nada.

Se fue para su casa, con los pies mojados y sus sueños rotos. Quería ser el hombre de sus sueños pero no pudo. Fue totalmente iluso al querer ser eso para la mujer más hermosa del mundo. Nadine era demasiado para él, todos lo sabían. Hacían una hermosa pareja a su manera, pero un día (a pesar de que dijo que no lo haría) ella puso el fin. El fin fue doloroso, pero aún más el regreso a casa. Llovía, y la calle estaba llena de gente apurada. Él caminaba lento, pensando en Nadine y en cuánto la extrañaba. Pensaba en lo mucho que se había preparado para verla ese día. Pensaba y pensaba, hasta que dejó de pensar. Su cuerpo se volvió un caminante autómata y no pudo volver atrás. Sus piernas se movían solas, su mente estaba en blanco, y sus ojos no dejaban de llorar. Llegó al lugar, y finalmente, como era predecible, murió de pena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!