The good times never seem to last.

Me desperté, nuevamente; con todo el cuerpo mojado. No entiendo cómo es que eso sucede si hace mucho frío y ya no me tapo porque me siento aprisionado. Me desperté, nuevamente; en lo que yo recuerdo como la mejor parte del sueño: jugaba con unos autitos de colores, su voz, su piel, su olor y ella. Ya no la recordaba, pero se ve que tampoco tenía muchas ganas de hacerlo, porque salí corriendo y me desperté. Me fui lejos, nuevamente; huyendo siempre de todo, para después preguntarme cómo es que llegué a este lugar. Este lugar estaba lleno de interruptores de luz, y era la parte de abajo de mi edificio. Este lugar estaba caluroso, y me dormí, hasta que vino un tipo y me despertó. Este lugar cambió y es la vereda y en ella fumo lo mío y pretendo sonreír. Este lugar me sirve de aire, y no hay tanta gente que logre hacerme sentir confuso; en él planeo mi futuro. En él, me encuentro en mi pedacito de luna. Voy a ahorrar mi vida entera para comprarme un pedacito de luna, y voy a morir sintiendo que al fin los buenos momentos pudieron durar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!