Te voy a extrañar.

¿A quién le contaré mis penas? Ahora que te has ido, siento que no me queda nada... Ahora que te vi partir de este mundo... Ahora que sé que te vas a pudrir o que quizá usen partes de ti que tú ya no puedes usar... Ahora que te fuiste lejos, sin mí, ¿quién va a llevarme lejos cuando lo necesite? No sé cómo haré, ya no tengo todo el dinero que invertí en tí, ni la juventud que tenía la primera vez que te vi  ni la esperanza, ni nada. No sé quién me va a esperar en la puerta de mi trabajo... No sé quién me va a abrigar en invierno, ni quién me dará vientos refrescantes en verano. Eras tan hermosa... Eras tan hermosa cuando compré tu corazón, y juré cuidarte hasta el fin... Y yo era tan iluso a mis 18 años que jamás predije que tu fin sería este. Te vi irte, mientras el remolque te arrastraba... Te voy a extrañar, como tú no habrá nadie, mi amada camioneta roja.

Comentarios