Manchas.

De pronto me quedé callada y comencé a sentir como caías... Te chorreabas.. Te deslizabas. Todo por mi culpa. Porque algo pasó antes que hizo que yo hiciera eso. Porque entonces cuando lo hice caíste  y manchaste todo mi buzo de negro. Pequeñas gotas negras. Eras un hermoso maquillaje, y ahora sos manchas por mi cara. Sos manchas porque... No sé por qué. Será porque soy muy sensible. Será que no soporto nada. Será que me victimizo de más... Será que algo debió ser para que sea del modo que es. ¿Será? ¿Qué será? Me gustaría saber que será. Me encantaría saber si las cosas serán como decís que serán. Me gustaría saber cómo serán las cosas, los días, los ratos, las conversaciones. Y a su vez no quiero saberlo, porque saber lo que será siempre es muy aburrido. Siempre divierte muchísimo más contar lo que pasó, recordar lo que pasó, hablar de lo que pasó, reprochar lo que pasó... Siempre se prefiere eso. Y escribo con odio, pero no sé a quién. Y escribo porque se manchó mi buzo, y porque no sé lo que será, y porque no quiero saberlo, y porque no quiero explicaciones. No quiero nada. Creo. Quiero, sí, quiero. A vos te quiero. Y quiero que limpies mi cara.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!