29 días.

Como si todo se encendiera; así fue ese momento. Me dí vuelta y estabas ahí, esperando mi respuesta. Hermoso brillo el que sale de tus ojos y todo lo enciende, para que gracias a ellos yo pueda ver mejor. Dije que sí, obviamente... Con esa mirada por lo general no puedo negarme a nada. Cerré los ojos, y fui feliz; y salvo por algún que otro momento de dudas, que no fueron sólo mías, sólo hay respuestas, sólo hay luz. Hoy es 17, de vuelta, y sé que al menos para mí, ya no será un simple día más. Es como si fuera el segundo 17 de mi vida. Ahora es siempre de día; y dibujo con mis manos, en la mañana, temprano, tus ojitos en el techo por lo bien que lo hemos hecho.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!