Reciclando conceptos.



Esperame con la ducha abierta, esperame que voy para ahí. Quiero demostrarte que lo que no fue algún día será. Algún día podré. Andar en bicicleta. Ver un eclipse de sol, con los ojos. Ir a la luna, con los pies. Algún día podré. Podré besarte. Podré volar. Quererte, volar, ser invisible. Esperame, esperame que estoy yendo. Voy llegando, voy a llegar. Estoy acá, ¿no me ves? Soy invisible. Soy inesperada-mente, soy. ¿No lo ves? Seré. Algún día. Seré algún día. Quiero ser un día, bañado por lo nuestro. Porque lo nuestro es de mañana. Lo nuestro. Lo nuestro algún día será de noche. Lo nuestro: lo tuyo y lo mio. Lo de todos. Lo de todos es nuestro. Si no fuera porque es, de un modo tal que fuese, no sería. Si no fuera, no abriría tanto los ojos, asombrada por lo que es. Si no abriera tanto los ojos dormiría mejor. Si durmiera mejor, no sería yo. ¿Qué pasa cuando se te ocurre la nada? La nada es algo, porque es. La nada es. El chico nada en sus pensamientos cuando no encuentra una respuesta a la pregunta de la chica. Ésta lo mira, desesperada y le ordena "decime algo". Pero él, él no dice nada. Él recicla conceptos, en su mente, los piensa, no los dice, pero los intenta meter en un mar de sinsentidos, mar de sinsentidos, mar de, mar. Agua. Agua amontonada en un agujero. Agua que fluye. Agua que se evapora debido a la exposición prolongada a temperaturas altas. Agua que sube, a modo de gas. Agua que cae de noche y gritos de adolescente: mar de sinsentidos. La teoría se vuelve confusión. Reciclaje de conceptos: lluvia, cortar queso. Masticar queso. Tragar queso. Todo lo relativo al queso. Lluvia, de nuevo. Quererte, volar, ser invisible, otra vez. Quererte, y lo demás, en la ducha. 
Esperame, que voy para ahí.

Comentarios