Odio odiar.


Como siempre, como cada vez que esto sucede, terminaste llorando por un imbécil, pelotuda. No, no, no me culpes, yo no quería... Sabés bien que querías. Sí, es cierto, yo sabía que esto iba a pasar. Es más, sabés que va a pasar eternamente. Sí, lo se. Y sin embargo seguiré haciéndolo  Los autos pasando, cuando salgo a fumar, cuando todo dá vueltas, cuando no quiero respirar. Y la fea esa, con bigote en su cara, no tiene la culpa de absolutamente nada. Odio que digas que no es amor... No lo sabés vos, lo sé yo. Y me odio a mí, por sentir amor, por alguien que perdió el control. Ya no pensás en mí, sino en vos. Está bien, pero duele. Y esto, que horror, escribir y describir el sufrimiento. Que horror. Necesito no estar sola, y el mundo se confabula para que lo esté. Odio al mundo, odio a mi vómito, odio mi llanto, odio parecerme a Azuka, odio tener olor feo porke no me bañé, odio pensar en que tendré que caminar con muchas cosas encima, odio todo, odio todo, odio todo, odio odiar. Detesto escribir mal, detesto escribir mierda. Ya está, no soporto más, odio odiar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Contame todo!