ácido desoxirribonucleico


I

lo crea o no agradezco
- de estos días o de cualquier otro -
poder estar escribiendo sentada sobre una mesa

una mesa en una casa
que con mis manos y otras manos
estoy construyendo y habitando

después de tanta carencia
o algunos sentires vagabundos
sin que nadie me diga
"che, bajate de ahí"

una mesa que es mi mesa
donde hay carpetas con dibujos
entre papeles olvidados
pantuflas de peluche
una tijera, trece colores acrílicos para pintar
una planta con ocho hojas, dos encendedores
de los que funciona solo uno
junto a la cajita violeta con broches que nunca uso
sobre una computadora rota y fea
que por las dudas conservamos
y un cenicero amenazando -

- la parte pulcra de la armonía
que cada día me genero
con el fin de des-truír-armonizar


II

los placeres simples
no deberían darnos miedo
los resultados de la exploración
de nuestro interior verdadero

no debería, no precisa
ningún punto intrínseco
capaz de precisarse en otro lado

-ponerle más leña al fuego-

los placeres simples
son esa carne que somos y no entendemos
y nos lleva a dudar inclusive de nosotros mismos
cuando pensamos o sentimos
de manera distinta a como intentaron imponernos
o inconscientemente nos tratamos de imponer


III

le dí con el trozador
a unas ramas de laurel
y salté sobre costaneros
hasta partirlos en la medida
que permitía que entraran en la estufa

ayer, hoy y mañana
- fui feliz -

porque no hay nada de malo
en saber que se oculta el sol
y usar ese saber para generarse
una buena fuente de calor

no debería darnos miedo quedarnos contemplando
que la combustión genera vida
quietos, en un silencio

que suena
más alto

que aquella canción

de brazos abiertos


me creo un vacío argumental
tirando lineas que contradicen a las anteriores
o dijeron lo opuesto de las después que voy a tirar

me convierto en un tipo parado en la cima del mundo
tan alto que nadie escucha lo que digo
tan lejos que nadie entiende lo que pienso
tan triste que ya ni lloro sino que el vértigo
es dueño de cada partícula de mi cuerpo

ningún hospital me salva
del vacío que inventa mi mente

el sentido común prolifera el piso, pululando
me rodea, incontables kilómetros hacia abajo
con forma de caras sin ningún rasgo en particular

qué hacés ahí estás loco te vas a caer
te haz confundido de plano amigo
te despegaste de la linea donde deberías estar
lo entendiste todo mal

y yo tan viva pero la muerte un muerto
en el final de vida, de mi camino

mi camino
lo único que puedo elegir
aún si a veces me lleva por donde no quiero

y nada me pueda llevar yo
cuando al final me cruce el barquero

y mientras tanto me quedo, me tiro
me tiro, me quedo, me quedo, me tiro


vivì

no es tu culpa la negligencia
la hipocresía
ni la mediocridad

vivilo todo
no llores más

no tengas miedo
no corras más

no te hagas daño
ni hagas mal a los demás

habitá con tu mente tu espacio
trascendé lo material

parate en el punto que quieras
de la linea temporal
que allí voy a estar

allí voy a estar

cuando quieras apretar el botón rojo
-abort mission, abort mission, abort mission-
pero allí voy a estar

pez


el eslabón perdido en la evolución del estigma
no me deja dormir ni despertarme

en qué momento dije o hice
todo lo que me trajo hasta acá

en qué estado me dejé llevar
de la nada hacia mí

un vacío

lleno de espacios que voy a abrazar para siempre

como agradecida y consciente
de que sí, la vida duele

como si estuviera ahí parada
mirando el lente callada
mientras el sol se oculta a mi espalda
y me queda la cara a contraluz
y todo lo que me hacía sonreír
permanece fuera de plano

no puedo pararme donde quiero

generalmente el aire y el agua
no son capaces de soportar mi peso

me resigno, sí
pero no me detengo
que cuando aprenda a nadar 
te aviso
no habrá pez que no se amigue con mi vuelo

qué hace


hace noche y es hora
de que no haya en especial ninguna hora

todo el tiempo es igualito
o me quedé con algún discurso
impreso en la retina

¿y si entrecierro los ojos?
casi casi que veo el papel de calco
en cada foto, en cada paso
que 

me muestra y me evidencia

no estoy loca, o no tan loca
como podría estarlo

siempre se puede estar más loco

y no hay nada yo más quisiera
viniera alguien y me dijera
nada de eso pasó, estabas soñando


hace día, abrí los ojos
encarate el bizcochuelo que del jugo de naranja
yo me encargo